Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

23/11/15

¡Alarma encuestoral!

PP: 28,5% (129 escaños)
PSOE: 22,8% (93)
C’s: 16,4% (52)
Podemos: 15,6% (44)
IU-UP: 4,4% (2)
Fuente: Tracking GAD3 para ABC (23N)
   Falta menos de un mes para las Elecciones Generales, que como todos sabemos se celebran este año en vísperas del sorteo de la Lotería de Navidad y de la Navidad, para que nos quede al menos la ilusión de que nos toque algo en el sorteo, tras conocer los resultados de las elecciones, y para que nos comamos el turrón con la amargura que caracteriza la decepción que generan los resultados de las mismas. Si los españoles no lo remedian, la derecha seguirá campando a sus anchas para rematar la involución ultraconservadora que en lo social, económico y en la seguridad hemos tenido en estos últimos años de La Gran Depresión.

   Quiero ilustrar con dos encuestas lo que digo. La que el diario conservador ABC publica mañana da mayoría absoluta de 181 escaños a la derecha (PP + Ciudadanos), frente a los 139 escaños de la izquierda (PSOE + Podemos + IU - UP). La que el diario digital progresista Público  presentó hace unos días es un desk research que pondera las tablas de los barómetros del CIS y las fichas técnicas de una docena de las más importantes encuestas recientes, evaluando también los antecedentes electorales de este año y efectuando un tracking constante de toda la demoscopia publicada, lo que permite pronosticar hasta el número de votantes para cada partido, asignando también a los que siguen manifestándose indecisos. Aquí toda la derecha consigue 191 escaños frente a los 126 de toda la izquierda. Valga que excluyo de este análisis a los partidos que consiguen representación de carácter autonómico.


PP: 27.1% (121 escaños)
C´s: 19.5% (70)
PSOE: 18.7% (76)
Podemos: 15.9% (46)
IU-UP: 4,2% (4)


Fuente: Jaime Miquel y Asociados para Público (19N)

   No hay que pensar mucho para darse cuenta que aunque las encuestas están cocinadas según diversos intereses, todas muestran una tendencia, que es el mantenimiento y aumento del poder de la derecha gracias al surgimiento de un partido, Ciudadanos, que recoge el voto de los descontentos del tradicional partido que unificaba el voto conservador (el PP) agotado por la crisis económica, por su débil liderazgo y por sus innumerables casos de corrupción. A la izquierda, que no haya despegado el PSOE en su resurgir tras su travesía en el desierto de estos últimos cuatro años, la caída de Podemos que no ha logrado atraer a todo el voto de centro-izquierda que esperaba, y una Izquierda Unida arrasada por Podemos, que intenta sobrevivir con las migajas del voto de izquierdas en una imaginaria "Unidad Popular" que se han montado. Podemos también se ha visto afectado por el resurgir de Ciudadanos, que ha logrado atraer a un voto centrado menos de izquierdas que prefiere a Rivera antes que a Iglesias. La izquierda ni unida (son tres, se desperdician más votos que a la derecha) podría arrebatar el gobierno a la derecha, siempre unida, tras el 20 de diciembre.



   Tras cuatro años de profundización en una política que ha aplastado el poder adquisitivo de los españoles, que ha empobrecido a los trabajadores de todas las clases y que se ha llevado por delante  nuestro escuálido Estado del Bienestar (educación, sanidad, pensiones, dependencia, etc.), además de la pérdida de libertades que supone la "Ley mordaza" del PP, unido a los innumerables casos de corrupción del PP, vamos hacia el precipicio de un remate en estas políticas económicas y los culpables de que el país vaya como vaya, pueden no recibir el castigo en las urnas que merecen, gracias a Ciudadanos. Aun así los votantes tendrán la última palabra el 20 de diciembre: seguir igual o profundizar en las políticas llevadas a cabo por la derecha o intentar un cambio de formas y de actores para que sea posible al menos un poco de ánimo en un pueblo desesperado, humillado e indignado.