Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

12/12/11

Mentirosos compulsivos

Ser una persona honesta no está de moda. Conozco a muy pocas personas que sean sinceramente honestas, al menos no es la imagen que desean dar. Piensan que ser honesto puede ser entendido como signo de debilidad. En mayor o menor medida, casi todos somos deshonestos, y los que no lo son, son objeto de mofa o directamente otros intentan abusar de estos sujetos.

La mentira es la gran enemiga de la honestidad. Por un lado, mentir, socialmente, está mal visto y es casi un tabú. Por otro lado esa misma sociedad te impulsa a que mientas, de forma hipócrita, osea que parezca que dices la verdad o que te creas las mentiras que los demás te cuentan, de está manera sobrevives en esta "selva" de mentirosos compulsivos que hemos creado.

Todos aceptamos, en mayor o menor medida, que tenemos que mentirnos los unos a los otros, sin embargo, no puedo dejar de pensar en esa mentira que llamo: "gratuita". La mentira innecesaria, injustificada, la que no viene a nada, la que es dañina. Esa mentira de "vicio", lo único para lo que nos sirve es para empobrecernos unos a otros como personas y para que la sociedad retroceda en vez de avanzar. 

Seamos honestos de una vez por todas, pero, eso sí, sin ser groseros, que una cosa no quita la otra. Seamos inteligentes y no sigamos al rebaño. La mentira es más dañina de lo que pensamos. no hay ninguna mentira con presunción de inocencia. Es dañina sobre todo para nosotros mismos: ¿Por qué autoflagelarnos, entonces?


(Imagen: http://www.psicologiayautoayuda.com/)