Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

5/7/17

¿Cómo hemos llegado a la actual situación de España? (y V): Un caso práctico: Linares (tercera parte)

Antes la Real Feria y Fiestas de San Agustín de Linares se instalaba en el Paseo de Linarejos
"Ésta es la gran Feria linarense de mi infancia y con la que me quedo, recordándola desde la distancia, más sentimental que física, mientras mis paisanos no demuestren lo de que en Linares "dos huevos son dos pares". Mientras, elijo sobrevivir lo más dignamente posible desde dónde yo quiera, elija y me lo permitan".

@AndresErCheca   Viendo el cartel de este año de la Feria de Linares, ya comprendo que no solo me exilié por trabajo de la ciudad donde nací, también por no sentirme identificado con muchas de las formas de pensar de una pequeña ciudad de provincias en declive y sin freno. Puedo entender que haya distintas formas de pensar, y de hecho allí hay mucha gente que piensa diferente a los cuatro caciques, sus lacayos y los que los siguen y han llevado a este pueblo, a Andalucía y España al mundo en blanco y negro del NO-DO en que nos tienen. 

   Hace pocos días, tras salir en los medios nacionales que Linares es la ciudad de Andalucía y España más pobre y con más paro, se organizó espontáneamente a través de las redes un movimiento de denuncia y visibilización de esta injusta situación. Recobré la esperanza en mis paisanos y aunque no la he perdido del todo, viendo el miedo y la poca capacidad de respuesta y voz crítica que tienen, la tristeza y la decepción me invaden. Admiro y me siento parte del pueblo que lucha y se levanta por un mundo y un futuro más próspero y justo. Pero desprecio con toda mi alma a ese pueblo conformista y acomodado que justifica y vota al delincuente, crucifica al inocente que lo denuncia y se revuelca en las inmundicias de la miseria de la sociedad que lo estrangula. Lo que digo sobre Linares, claro, también se puede aplicar a Andalucía y España. Yo soy de la Andalucía, España y el mundo que lucha, vive y ve el mundo con los colores del arco iris, de la esperanza en un futuro y una vida mejor, pero no soy del Linares, la Andalucía, la España y el mundo del robo, el NO-DO, la inquisición y el garrote vil. La caverna no es mi hábitat natural. Por mucho que se empeñen y aunque la impunidad campe a sus anchas y sean unos momentos duros, esa España no volverá. Siempre que no les dejemos el campo libre para que regrese: justo lo que estamos haciendo ahora. Linares, récord del país en pobreza y parados y récord en ensalzar salvajadas. El cartel de la Feria de este año es un símbolo del estado de la ciudad: Linares se quedó en el NODO. En la exaltación de un pasado idealizado de rememoración gloriosa lo sitúan sus caciques, y ahí lo dejan que lo sitúen sus vecinos, casi sin decir ni ´mú`. Sin rechistar. Ya se entiende todo. Los prefieren callados para que no les molesten y así les dejen que se lo sigan llevando todo crudo. Y no reaccionan los agredidos.

   El Linares que yo recuerdo de siempre es un Linares orgulloso de haber sido una ciudad próspera, que lucha por seguir siéndolo, que no acepta la situación de condena a la insignificancia que le aplican las administraciones públicas: Ayuntamiento, Junta de Andalucía y gobierno. El Linares que salió a la calle, todos los vecinos, en los 90, para exigir y reclamar que no se cerrara la principal industria de la ciudad, ese es el mío. Un Linares que no se conforma, que lucha, que se busca la vida dentro o fuera de la ciudad, dónde puede, con dignidad, pero que se siente orgulloso de ser linarense allí dónde esté. De ese Linares apenas quedan las cenizas. En este momento no reconozco a mi ciudad ni a mis paisanos. Yo prefiero quedarme en el siglo XXI a la espera del despertar de los linarenses, si es que es cierto, se confirma y así ocurre. Debido a la siempre complicada situación de la ciudad y a decisiones personales, desde hace bastantes años resido fuera de mi ciudad para ganarme la vida, como muchos de mis vecinos hicieron y siguen haciendo si quieren sobrevivir, porque la vida sigue y hay que salir hacia adelante. Si los que allí residen no quieren luchar, prefieren vivir en el conformismo y dejarse manipular por los que ya sabemos que solo viven para satisfacer sus intereses, allá ellos. Por mi parte, aún sin haber perdido completamente la esperanza en que Linares reaccione, y muy decepcionado, me retiro a mis "cuarteles de invierno" en espera de tiempos mejores para mi ciudad que ya, quizá, nunca, nunca volverán si no se mueven los linarenses.

"Cartel" elegido para la Feria del 2017: un regreso a la caverna y al NO-DO