Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

1/11/16

Triunfó ´el susanazo`, los recortes y la corrupción

Mariano Rajoy, jurando para Presidente del Gobierno de España, ante una biblia y un crucifijo, en un estado "aconfesional"
@AndresErCheca   Se confirmó lo previsto y el PSOE y Ciudadanos invistieron a Mariano Rajoy como presidente del gobierno, facilitando activamente un gobierno del PP que traerá más miseria, corrupción, precariedad y recortes sociales al "Estado del Bienestar" escuálido que tenemos, y traerá más pobreza a la gente trabajadora. El gobierno de la banda de los sobresueldos, enrocará, con su represión e inanición, aún más, el problema español de los nacionalismos periféricos. El régimen forma una gran coalición para mantener intactos los intereses de las grandes empresas y tratarán de cerrar la marea democrática que abrió el ciclo de movilizaciones del 15M y que posteriormente se reflejó en la irrupción de Podemos y el municipalismo de las candidaturas de unidad popular de los Ayuntamientos del cambio

   Sin embargo, la fortaleza del régimen se basa en una mayoría parlamentaria inestable, han necesitado a  tres partidos, y uno se ha roto en la operación, llena de contradicciones internas, con un PP fortalecido por los impulsos conservadores de un sector de la población pero incapaz de alcanzar su techo debido a la erosión provocada por sus escándalos de corrupción y sus duras políticas contra la ciudadanía y en favor de una minoría. El PSOE ha permitido el gobierno del PP a través de un golpe de mano interno orquestado de forma escandalosamente anti-democrática por sus barones y su aparato, provocando una gran desafección entre muchos socialistas honestos para los que la idea de una alianza de su partido con el PP era inconcebible. Ciudadanos se ha mostrado desesperado para evitar unas nuevas elecciones, no tanto por “responsabilidad” sino porque son conscientes de su perdida de credibilidad debido a su política de alianzas oportunista y su incapacidad para ser algo más que una muleta de los grandes partidos.



   Pedro Sánchez, el candidato socialista que ha sufrido el asalto del aparato de su partido frente a su liderazgo, que dimitió de la Secretaría General y entregó su acta de diputado antes de la investidura de Rajoy, confesó a Jordi Évole algunas cosas que nos sospechábamos los que siempre hemos sido críticos con el PSOE y con los poderosos corruptos de este país. Parece que si lo dice alguien que está claramente dentro del establishment, la cosa es más creíble. Mucha hipocresía. Las "bombas" que tiró en la entrevista fueron muchas, la venganza es un plato que se sirve frío:

"Dudé mucho de si teníamos o no que abstenernos. Y el punto de inflexión fue cuando Rajoy me dijo que no sólo me necesitaba para la investidura, sino para gobernar"; "Lo que han hecho [la Gestora], hacer un giro de 180 grados y acercar al PSOE al PP es un error"; "Me di cuenta de que la Gestora quería situarme en una situación especial: o me abstenía o rompía la disciplina de voto. Siempre he cumplido con el mandato del Comité Federal. La única opción que tenía era salir del Congreso"; "Creo que el rumbo del PSOE en mi mandato era el correcto para reconciliarse con los votantes de izquierda"; "Me equivoqué al tachar a Podemos de populista"; "El PSOE tiene que trabajar de tú a tú con Podemos"; "Tiene que haber menos reproches y más cooperación entre Podemos y PSOE"; "Cometí un error: el de firmar solamente [su acuerdo de Investidura] con Ciudadanos y no también con Podemos"; "Susana Díaz tiene la obligación de dar un paso al frente y presentarse como candidata para liderar el PSOE"; "Tiene que hacer una reflexión sobre el papel histórico del PSOE andaluz en el Partido Socialista"; "El sector financiero trabajó para que no se entendiera la izquierda y no pudiera liderar una alternativa"; "César Alierta (Telefónica) y otros empresarios trabajaron para que hubiera un Gobierno conservador en este país"; "No me reuní con Cebrián, pero sí con responsables de El País y me dijeron claramente que 'o Rajoy, o la línea editorial de El País no iba a ayudar para que hubiera un Gobierno progresista liderado por el PSOE'"; España es una nación de naciones"; "Cataluña y Euskadi son naciones dentro de España".

   Comenzamos una nueva etapa tras el 15M y la irrupción de nuevos partidos con representación parlamentaria en el panorama político español, que hicieron que se pasará del bipartidismo al multipartidismo. Ésto provocó una parálisis entre los mismos que duró un año, ya que los políticos españoles no están acostumbrados a dialogar para gobernar, unido a la corrupción que cosechaba y campaba a sus anchas en el partido más reaccionario y corrupto de Europa, que fue el más votado. El país estuvo casi un año sin gobierno y se repitieron las elecciones generales. Un golpe de mano de las élites económicas, empresariales, financieras y políticas desde dentro del partido clave para desbloquear la situación, el PSOE, dio lugar a que se produjera un puntapié a las posibilidades de regeneración política y social de España, de cambio y de que hubiera un gobierno de progreso con Unidos Podemos que dialogara con los independentistas catalanes, que acabara con la corrupción y que no siguiera castigando a los sectores más golpeados por la Gran Recesión. No pudo ser, y aunque era difícil, sí daban los números y había posibilidades, digan lo que digan, o mientan lo que mientan, los sectores reaccionarios de este país. Llegan momento oscuros, el gobierno de los Mortífagos y de Mordor. Me gustaría ser positivo y tener esperanza en que en un futuro breve todo cambie, pero tengo mis reservas y un alto pesimismo. Sin un nuevo partido progresista fuerte o sin los dos partidos progresistas principales dispuestos a la unión y el diálogo, no lo veo próximo. Disculpad mi estado de desesperanza y decepción. Queda mucha derecha y corrupción que sufrir. España es diferente, sí, porque en otro país europeo, no se habría permitido que un partido como el PP y un Presidente como Rajoy, se presentara a las elecciones sin hacer nada por la regeneración de su partido y del pais. Y ningún otro partido lo habría apoyado. Con un electorado inteligente y decente, y no cobarde y miedoso, nunca se le habría dado la mayoría minoritaria de votos a un partido como el PP: ¡Puta España!