Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

11/7/16

¿Tolerar la la maldad?


   Hay que ser capaz de tolerar las creencias y opiniones de cualquier persona, por muy absurdas y sin sentido que sean, a pesar de estar convencido de su falta de sentido. Una opinión significa poner en ella todos tus sentimientos. Podré desaprobarlas, pensar que están equivocadas, argumentar en su contra, burlarme de ellas o incluso despreciarlas; pero siempre tolerarlas.

   Comento ésto a cuenta de los ofendidos que parecen sentirse los votantes de un partido ultraconservador español, que ha quedado primero en las recientes Elecciones Generales del 26 de junio, por los agravios recibidos. Los votantes de este partido, antaño orgullosos por ganar con mayoría absoluta las elecciones del 2011, ahora se muestran esquivos y avergonzados por haber votado a un partido corrompido, autoritario, cruel con los más débiles de la sociedad y que ha aplicado recortes sociales y aprobado medidas represivas a tutipleni como si no hubiera un mañana. Ahora estos votantes se sienten incomprendidos porque el resto de sus amigos, vecinos y familiares no entienden como se puede votar a un partido que unos días antes de las Elecciones, era acusado de espiar a "sus enemigos" de otros partidos políticos. Un partido con tintes mafiosos y neofascistoides neofranquistas. Casi nadie entiende como casi ocho millones de personas han vuelto a apoyar a unos cínicos y delincuentes prepotentes que, a la vez, roban y se ríen en la cara de miles de ciudadanos.

   Es increíble que los que han vuelto a apoyar con su voto a los que han humillado y machacado la dignidad de las clases populares, medias y trabajadores de este país y las han oprimido hasta empobrecerlas y dejarlas sin ayudas sociales y sin futuro, sin más salida que emigrar o irse debajo de un puente, no entiendan porque les miren mal en los mercados, en los trabajos o en los portales de sus casas. ¿Cómo es posible que los que han vuelto a votar por el partido que se ha empeñado en dejar sin pensión a  miles de ciudadanos que con la misma ayudan a sus hijos y nietos con trabajos precarios o sin ningún ingreso, los miren mal? Han tirado piedras sobre su tejado y miran hacia otro lado.

   Ni Hitler, ni Mussolini llegaron al poder si no hubiera habido millones de personas que los apoyaban y votaban en las elecciones democráticas: ¿Que un tirano o un mafiosos sea elegido democráticamente, le da legitimidad y le hace digno de respeto? ¿Hay que respetar a quien pone, legitima y apoya al tirano? No. Se puede ser respetuoso con los resultados electorales, aceptar que un partido ha vuelto a ser el  minoritario más votado, pero de eso a que seamos comprensivos con sus votantes y simpatizantes... “criá cuervos y te sacarán los ojos”. No se puede tolerar la maldad. Sus votantes son cómplices de poner de nuevo al mismo y peligrosos idiota al timon de este país. Hay más gente que no voto a este partido que la que lo votó. Este partido y sus votantes no son tan mayoritarios, y aunque lo fuesen, no tienen el respeto de la mayoría de sus gobernados. La mayoría no los quieren.