Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

29/6/16

La herencia del 26J (II): ´La imagen de la jornada`

Leer antes: La herencia del 26J (I): ´El discurso del emperador borracho`

   Si algo va a caracterizar las impresiones que causaron los resultados de las Elecciones Generales del 26J es asombro y resultados inesperados. Partíamos de que las encuestas pre-electorales y los sondeos a pie de urna vaticinaban en toda la campaña esta imagen:

Encuesta filtrada del PP previa a las Elecciones
Encuesta a píe de urna previa al recuento electoral real

    Sin embargo, los resultados reales mostraron esta otra imagen que sorprendió a todos, alegraron a algunos (PP) y estropearon la noche a la mayoría (PSOE, Unidos Podemos, y Ciudadanos):

RESULTADOS DE LAS ELECCIONES DEL 26 DE JUNIO DEL 2016
    Que comparados con los resultados de las recientes Elecciones Generales del 20 de diciembre del 2015, no dejaba lugar a dudas de quien era el claro vencedor en esta nueva convocatoria electoral:

RESULTADOS DE LAS ELECCIONES DEL 20 DE DICIEMBRE DEL 2015
   La cara que se les quedó a algunos tras conocer el resultado fue un poema (Pablo Iglesias) y otros tras ver como el electorado español, en mayoría, premiaba la sinvergüenzonería de un presidente caracterizado por la inanición a la hora de enfrentarse a los problemas de su partido y de los ciudadanos de su país, manchado de corrupción, como estaba su partido, y de escándalos en las cloacas del estado. Además de ganar de nuevo, esta vez lo hacia aumentando escaños y teniendo más fácil llevar la iniciativa para la formación de un gobierno liderado por él. Mariano Rajoy era revalidado y la promesa de un mundo mejor y más alegre de Unidos Podemos a su electorado más proclive, no convenció a muchos, y su electorado le dio la espalda esta vez. El centro, ocupado a la izquierda por el PSOE y a la derecha por Ciudadanos tampoco quedaba en muy buen lugar. Las posibilidades de un gobierno progresista se esfumaron del todo, ya que no daban los números y las del bloque de la derecha en su conjunto aumentaba. Era el momento de Rajoy, y para celebrarlo, este señor se puso hasta arriba de vino y por eso el discurso tan patético que dio en el balcón de la sede de su partido, del que los medios apenas han señalado. No es agradable reconocer tener un presidente que es un inútil y que es un borrachín de vino, y menos si es apoyado por ocho millones de siervos. Pero la embriaguez de Rajoy era de poder, de cinismo y de impunidad, la que ocho millones de españoles le habían concedido, o eso creyó, por concederle esta nueva mayoría y esta nueva oportunidad de continuar hundiendo el país y a sus ciudadanos.
(Continuará)...