Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

3/3/12

Tu voto les alimenta

Respetando todas las opiniones, que creo que es lo más democrático que se puede hacer, me sorprende mucho, me resulta irónico y totalitario, que no se respete a quién no se considera representado por esta democracia que consiste en elegir cada cuatro años a quienes se reparten el pastel en nuestro nombre. Hay que respetar a quien crea en una democracia directa y participativa y no en una democracia artificial e hipócrita en la que se gastan millones en elecciones para elegir a los mismos perros pero con distinto collar, en vez de solucionar el problema de los cinco millones de personas sin empleo que sufrimos. 
Eso sí es de vividores, la defensa de este sistema como el menos peor es una milonga interesadas de personas que quieren vivir a costa de sus ciudadanos y de votantes que quieren que les den todo hecho. No es complice quien no vota para que los sinverguenzas de turno nos roben y vivan a nuestra costa, el que vota sí es complice aunque no sea consciente, ni sea culpa suya, de consolidar este sistema de falsa democracia con su voto. Pero hay que respetar también a quien consideré que es democrático votar, incluos aunque pueda estar equivocado o bien tenga sus respetables razones.
Por una democracia de verdad y real, en la que los ciudadanos seamos los protagonistas de nuestro futuro. No nos dejemos manipular en ninguna elección, y votemos o no votemos: hagamoslo en conciencia, con responsabilidad y siendo conscientes de que les damos a otros el poder de decidir en nuestro nombre. Entonces sí, tras votar, no te quejes demasiado, que ayudaste con tu voto a consolidar el sistema. Es posible que el que no votó tenga más derecho a quejarse por no colaborar en farsas interesadas en beneficio de "los de siempre". Pero, menos quejarse y más actuar, tanto uno como otro. 
Vota, no votes, pero toma las riendas de tu vida. Y recuerda: tu voto les alimenta, tu voto vale dinero, cada voto es dinero público de todos para mantener a muchos truhanes de la política. Democracia ciudadana y directa: ¡YA!