Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

30/7/17

Portazo al cambio en España (I): La bota en la cara


@AndresErCheca   Vivimos en un sistema perverso. En el sistema capitalista, la democracia es el disfraz que adopta el capitalismo salvaje que sufrimos, y su ideología es el neoliberalismo extremo. No es mejor una mala democracia que una dictadura porque una democracia (falsa) capitalista suele venir acompañada de un "estado defectuoso" y las consecuencias que esto tiene en la población. Desde que cayeron los sistemas dictatoriales comunistas, la alternativa democrática socialista dentro del capitalismo, que eran los gobiernos socialdemócratas, y la aceptación de estas políticas, incluso, por gobiernos conservadores, se vinieron a pique. La que era “la mejor de las democracias” y el “capitalismo amable” que representaban, ya no era necesario mantenerlo. Las clases populares ya no se iban a rebelar y montar sistemas comunistas porque estos habían sido un fracaso, más que nada porque se olvidaron de sus teóricos y fundadores y montaron burocracias inhumanas y criminales. Así las cosas, los capitalistas, ya sin competencia (nunca la tuvieron realmente), se quitaron las máscaras y los depredadores arrasaron con toda la población mediante políticas económicas salvajes, anti-sociales, crisis- negocio, corrupciones sistémicas, etc. Y cuando se dieron cuenta que la población ya no aguantaba más y se rebelaba saliendo a la calle a exigir más democracia, derechos y reparto de la riqueza, y que votaban por partidos y políticos no controlados por los capitalistas, éstos crearon sus propios monstruos, como siempre han hecho, para obligarnos a aguantar el capitalismo salvaje a la fuerza si era necesario. Antes construían movimientos y partidos fascistas, para obligarnos con la bota a tragar con las injusticias. Tras ver la que organizaron, una guerra mundial, ahora son más sutiles, nos montan partidos y personajes supuestamente antisistema que vienen a hacerles el trabajo sucio de meternos su capitalismo y el fascismo salvaje, cada vez menos disimulado, con ruedas de molino. A veces son más sutiles, se introducen en partidos, movimientos y asociaciones dónde se organiza la sociedad civil, ya existentes, o incluso crean nuevos para así dominar al populacho contestatario y doblegarlo para que acepten las injusticias y desigualdades y traguen con todo. Otra opción es que, debido al sistema perverso, no se permita que nuevos grupos políticos accedan al poder y éstos se vean obligados a pactar con partidos e instituciones del sistema para así calmar a las masas, engañarlas, controlarlas y conseguir que todo siga igual en los sustancial. Ejemplifiquemos con dos casos prácticos lo que digo.
(Continuará)...