Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

24/6/17

¿Cómo hemos llegado a la actual situación de España? (II)


@AndresErCheca   Tras leer los artículos señalados por estos autores, a los que hago referencia en el ´post` anterior, tenemos que reconocer que la sensación que se nos queda es bastante amarga. La conclusión que sacamos es que no tenemos unos partidos políticos de izquierdas que resuelvan de manera distinta los problemas ocasionados por tantas décadas de gobiernos reaccionarios. Hay que actuar distinto a como lo hace la ideología domínate de derechas, y buscar soluciones diferentes a las mismas formas de actuar que la derecha (la extrema, que aquí la derecha moderada, si existe, no se le encuentra) nada cambiará ni mejorará. Si la posesión material determina el pensamiento hegemónico en la sociedad y esta posesión está en manos de fascistas, está claro que entramos en una dinámica cerrada: como el poder material económico y político está en manos de la derecha eso impide que la izquierda acceda al poder (material, económico y político) y varíe el pensamiento hegemónico y con ellos las políticas. A su vez al no acceder la izquierda al poder este pensamiento anti-social se eterniza. Por otro lado, si la izquierda, sin aún acceder al poder, está “más entretenida” en sus pujas internas por la hegemonía electoral que en unirse y cuestionar al sistema y pensamiento hegemónico reaccionario capitalista, todo sigue igual.
  
   Lo peor está por venir y los síntomas ya se están mostrando. Si el PSOE vuelve al poder en unión a Podemos, pero no se cuestiona el sistema, ni se solucionan las cuestiones territoriales de manera diferente y de forma satisfactoria a como lo ha hecho la derecha, al final será lo de siempre, un gobierno de derecha light con otros partidos, con limosnas sociales y encima sustentado en un Podemos subsidiario de un PSOE que no se aclara. Nada nuevo, solo que ahora no podrá gobernar solo el PSOE. El resultado es el mismo de siempre: atraso, corrupción de otro color, más desigualdad... lo que ya nos suena de la época de González y de la acentuada actúal. También es cierto que si el pensamiento dominante hegemónico es reaccionario influye en que las clases populares con menos luces no den suficiente fuerza electoral a los partidos de izquierda para que éstos puedan llevar adelante cambios sociales más osados que contribuyan a la disminución de la pobreza y la desigualdad y a un mayor reparto de la riqueza y de las obligaciones fiscales.

   Es la pescadilla que se muerde la cola y eso me hace ver muy oscuro un mejor futuro para España, porque nada en lo sustancial va a cambiar, y los ciudadanos españoles no se caracterizan precisamente por exigir a sus representantes que éstos trabajen para ellos, más bien sucede al contrario, los ciudadanos se dejan someter a sus representantes y éstos viven de ellos y la sociedad tiende a conformarse, no ya con las migajas, sino con una pobreza estructural de cada vez más difícil salida. Acomodarse a ser pobre es una tragedia como sociedad. La solución es no hacerlo y dejar de cruzarse de brazos. También los ciudadanos somos culpables de elegir quienes nos representan y permitírselo todo.
(Continuará)...