Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

14/1/16

Un país retrógrado frente a un país que avanza

   Las dos Españas que se vislumbran para los próximos años, ayer las pudimos ver reflejadas en  la inauguración de la nueva Legislatura en el Congreso de los Diputados (la XI). La “tercera España” se encontraba fuera del hemiciclo, aunque algunos grupos, como Podemos, se erigían en sus representantes legítimos. Me refiero con la “tercera España” a esa que lucha día a día por salir adelante. Espero que a Podemos, y a todos los que se les llena la boca con la palabra: cambio,  no se olviden de ella en un tiempo, cuando la dinámica parlamentaria de burocracias desfasadas los envuelva en sus rutinas diarias, los que mucho se las dan de ser "la voz de la gente".

   La portada del ABC resume como los representantes de las clases más reaccionarias, ricas y corruptas de este país, aglutinadas en el Partido Popular, observan perplejos la entrada al Parlamento de nuevos diputados que no siguen sus cánones estéticos ni ideológicos, a los que tan acostumbrados están. No me digan que el PSOE con la excusa de no molestar a estos elementos, no se ha convertido en parte de su club vip de facherío, casi desde que se fundaron. Mientras, que la entrada de "perroflautas", como los peperos y fachas los llaman, al Congreso, les indigna sobremanera. Parece que no es tanta la indignación cuando esta banda de sinvergüenzas del PP, arropan a uno de sus miembros, un corrupto que ahora consigue la protección del Congreso en caso de ser investigado por no haber renunciado a su acta tras descubrirse su pastel de chanchullos: Pedro Gómez de la Serna. Rajoy, como con Bárcenas, ha defendido su inocencia, aunque no sin hacer paripes de "no haber conseguido" que renunciara a ir en la lista por Segovia, ni que no tomara posesión del acta de diputado, cuando en plena campaña electoral EL MUNDO desveló "sus negocios". La Audiencia Nacional investiga las millonarias comisiones que cobraba por asesorar a empresarios junto al ex embajador en la India, Gustavo de Arístegui. Teniendo inmunidad parlamentaria ahora tendrá que ser el Tribunal Supremo quien se encargue de su investigación, retrasándola y albergando el Parlamento a un corrupto nada más estrenarse la Legislatura.

   Ésto casi pasó desapercibido frente al bebé de la diputada de Podemos, Carolina Bescansa, la cual se lo llevó al pleno en una especie de reivindicación de la imposibilidad de conciliación de la vida familiar de las mujeres (y hombres) de este país. En este país si estás embarazada no te contratan o te despiden y si tienes hijos ya te puedes ir buscando una plaza en una guardería privada, o a alguna persona que se puedan hacer cargo de ellos, porque de plazas en guarderías públicas andamos escasos, las empresas no suelen disponer de guarderías para los hijos de sus empleados y el estado pasa del tema.Y mejor que no aparezcas con tu hijo en el trabajo si nadie se puede hacer cargo de él. Ésto desató la polémica. Todos despotricando contra la susodicha por no acogerse al "privilegio" (porque en este país, como digo, las empresas no se sienten obligadas a cuidar la conciliación familiar de sus empleados) de dejar al niño en la guardería del Congreso. Desde el PSOE algunas le acusaban de aprovechar el "privilegio” de poder llevarse al niño a su trabajo que casi nadie tiene en este país. Que cinismo y crueldad desde una mujer “socialista”: Carmen Chacón. Pues en la mayoría de Europa y en el Parlamento Europeo, sí se hacen cargo de que sus "empleados" concilien o de que si se tienen que llevar  a sus hijos al trabajo, a los plenos, sus diputados lo puedan hacer sin sufrir críticas.


   El otro tema que ha protagonizado los focos informativos ha sido la forma de jurar el cargo de los diputados morados. Los parlamentarios de Podemos han empleado indistintamente el castellano, el vasco, el catalán o el gallego, en algunas partes de su juramento. La mayoría de los representantes del partido de Pablo Iglesias han prometido el cargo “por imperativo legal” o bajo la frase “prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla. Nunca más un país sin su gente y sin sus pueblos”. Entre ambas frases, cada diputado podía emplear una en su idioma u otra coletilla. Dos lo han hecho “hasta la Constitución catalana”, otra “para poner esta Cámara al servicio del derecho a decidir de todos los pueblos del mundo”, y otros cuatro “hasta la constitución de la República catalana”. El número dos de Podemos, Íñigo Errejón usó la siguiente fórmula: “Prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla. Por la soberanía del pueblo, por una España nueva, per la fraternitat entre els pobles. Nunca más un país sin su gente y sin sus pueblos”. Por su parte, la vicepresidenta cuarta de la Mesa del Congreso, Gloria Elizo, lo hizo prometiendo “trabajar para cambiarla” (la Constitución) y “en defensa de la diversidad nacional” y “de la plurinacionalidad”.

   Todo esto ha sido lo que se han entretenidos los medios de comunicación españoles en resaltar de la sesión inaugural del Congreso de ayer, como digo, y ocultando el tema del diputado corrupto y apenas resaltando que hoy Podemos ha registrado en el Congreso la "Ley 25 de Emergencia Social" que lleva meses anunciando. Estas cosas son menudencias, las de la "tercera España", la de siempre, la que lo sufre todo.