Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

15/9/15

Un otoño de aguas turbulentas


   Se acaba el verano y comienza la última etapa de este año electoral interminable. Comienza un otoño de aguas turbulentas. En medio del problema que representan los refugiados sirios que huyen de la muerte en su país, los políticos europeos y españoles siguen a lo suyo: de reunión en reunión y una crisis humanitaria sin resolver. Mientras tanto nos enteramos de la llegada del tercer "mesías" de la izquierda europea, que ya estaba dentro del laborismo británico, que recoge también la herencia de "los indignados". Tras un Tsipras que nos decepcionó a todos, incluso a los que no le votaron y admiraban sus agallas, tenemos a un Pablo Iglesias que todavía es una incognita y llega un veterano como es Jeremy Corbyn a desafiar el establishment y sobre todo el austericidio y los recortes impuestos por los acreedores a los países deudores, representados por Merkel. ¿Escaparán estos dos últimos mitos de la izquierda de doblegarse ante el neoliberalismo de la troika como su colega" Tsipras? Como sea, quien se pliega a Alemania y sus exigencias de sufrimiento a sus gobernados, lo paga en las urnas y eso lo sabe la izquierda, la derecha y el centro y el transversalismo y cualquier invento de toda índole política.

   Hablando de Tsipras, Grecia se enfrenta este domingo a otra cita electoral en tiempo record por sus malos gobernantes. Ya las encuestas anuncian una pérdida de votos de la coalición de la Izquierda Radical, Siryza, que podría provocar un empate con el centro-derecha, en lo que colabora el haber tenido la escisión en Unidad Popular de sus críticos de la oposición interna. Se prevé un ascenso de apoyo electoral de los matones neonazis de Aurora Dorada, que se alimentan de la decepción política, la crisis de los refugiados y de la ineptitud de un Tsipras que cedió ante los recortes y el austricidio tras un referéndum que dijo NO al chantaje de la troika. ANEL, la extrema derecha nacionalista anti-europea, muleta de Siryza los últimos siete meses, auguran las encuestas que pagara en las urnas apoyar a un gobierno débil perdiendo todos sus escaños.
En lo que respecta a Cataluña todos sabemos que la crisis económica crónica, la corrupción, la desilusión política y la ineptitud para el dialogo de los políticos ibéricos traerán la independencia a Cataluña, porque la independencia es ilusión y luego decepción, pero mientras dure la ilusión suele ser un motor de esperanza en un mundo ideal. El 27S Cataluña dará los primeros pasos para la independencia. Y más después de una diada tan multitudinaria como la recientemente celebrada en las calles.


   Al gobierno de Rajoy los “buenos pronósticos de la recuperación económica” no le ayudan y las elecciones catalanas si acaso agravan el final de un gobierno que pasará de una mayoría absolutísima a una minoría mayoritaria, con mucha suerte, en las próximas elecciones generales. A todo esto hay que añadirle que un territorio de siete millones de habitantes se le disgregue o al menos lo desafíe  antes de las elecciones generales de diciembre. La corrupción que sigue saliendo de sus cloacas tampoco es que le dejen respirar, pero es algo que siguen sorteando tras cuatro años de escándalos.
El PSOE de Pedro Sánchez intenta, como puede y le dejan sus casos de corrupción y su pasado, alejarse del bipartidismo y sigue aprovechando la desilusión que provoca el ¡Podemos-Siryza venceremos! de Pablo Iglesias. El PSOE se sigue enmascarando en que son promesa de cambio tranquilo y no de más de los mismo, como bien ya sabemos.

   Ciudadanos no quiere ser nada más allá que una muleta del PP. Seguirán recogiendo el voto desencantado de la derecha que abandona por un tiempo a su partido de referencia, el PP, aunque no se fían mucho, ya que Ciudadanos no duda en dar apoyo al mejor postor, ya sea PP o PSOE y los exvotantes del PP no aceptan entregar su voto a socialistos ni a un PP carcomido de casos de corrupción. Prefieren muchos quedarse en su casa a dar un cheque en blanco al partido de Rivera.
Respecto a Podemos e IU, unas vez calmadas las aguas, ganada la batalla por Podemos como movimiento hegemónico del cambio ciudadano y social, y ya que tanto Garzón como Iglesias se han hecho con todo el control de sus partidos, al final irán juntos sin ir. O sea que Izquierda Unida se fundirá en Ahora en Común, que al final es un lavado de imagen de las ruinas de Izquierda Unida tras el tsunami Podemos, pero así salva los trastos de la coalición y se unirá con Podemos para formar una candidatura que será algo así como Podemos-Ahora en Común (o algo así). Al menos no se perderá ningún voto de la izquierda que no es el PSOE, pero tampoco izquierda ni todo lo contrario, ya si eso, ahora vamos y lo cascamos.

   En fin, que nos queda mucho otoño por…¡¡¡Sufrir!!!