Aquí hay información, análisis, reflexión, opinión, crítica y filosofía sobre la actualidad de la sociedad, la economía, la política, la cultura en general, el cine y los mass media. Blog Creado el 16/3/2011 con licencia de Creative Commons.

23/7/15

José Sazatornil, 'Saza' que estás en los cielos




   El actor José Sazatornil, 'Saza', ha fallecido en la madrugada de este jueves en Madrid, a los 89 años. En 2013, su familia anunció que padecía Alzheimer. Nacido en Barcelona en 1925, comenzó actuando en el teatro de aficionados, etapa en la que llegó a interpretar 280 comedias en una sola función semanal, entre 1938 y 1945. Participó en 114 películas y multitud de obras de teatro. En 2014 recibió el Premio a toda una vida de la Unión de Actores y en 1988 recibió el premio Goya al mejor actor de reparto por su papel en «Espérame en el cielo», de Antonio Mercero.

   Desde que estaba enfermo, caminaba con ayuda de su hija y su sobrino y sacarlo de casa lo desubicaba, pero era igual de disciplinado y formal como en sus días de máxima productividad, artística. Según contaba su hija, nunca tenía una recriminación o una queja por ser un eterno secundario. Al revés. Le satisfacía mucho su trabajo y se sentía querido y recompensado. ´Saza` pensaba que era mejor ser un actor de prestigio que una estrella; y él, sin duda, era un actor de prestigio. Trabajaba mucho; siempre fue disciplinado, puntual y muy ordenado, pero le quitaba toda la importancia y mérito a su oficio. Repetía aquel dicho de que «esto consiste básicamente en llevar tus líneas aprendidas y no tropezar con el decorado».

   Siempre se definió como «un tipo normal» y era discreto en extremo. Hasta el punto de no definirse nunca ni en asuntos de política ni de religión y ni siquiera de fútbol. Su hija asegura que no le gustaba nada hablar de eso ni en privado, que en su casa solo se hablaba de cine y de teatro y de los asuntos de la vida cotidiana. Saza decía que un actor, como actor, no debía decir «ni los años que tenía». Sin embargo, él nunca pasó inadvertido. Su talento creando personajes inolvidables y su físico peculiar lo convirtieron en un actor único.  Saza era todo un señor y respetuosos al máximo,  se erguía cuando le hablaban y, sobre todo, cada vez que un fotógrafo le “disparaba una foto”. “Sabía estar” como persona y en su oficio delante de las cámaras y de los periodistas, como nadie.

   Nacido en Barcelona en 1925, era hijo de un acomodado fabricante de cajas de embalaje. Quedó huérfano de madre siendo niño. José Sazatornil tuvo una sola hija, Carmen, dos nietos y una bisnieta. Interpretó papeles memorables, como en La escopeta nacional, de Berlanga, pero el Goya al mejor actor de reparto se lo dieron por una película de Mercero, Espérame en el cielo, en 1989. No tenía actores de referencia. Al que más admiraba y quería era a Paco Martínez Soria, que para él siempre fue «don Paco». Nunca ha bebido ni fumado ni ha tenido vicio conocido, más allá de ser un adicto al café. Hasta doce al día se tomaba. En 1970, se vio sorprendido cuando un periódico madrileño anunció su muerte. Le confundieron con un periodista deportivo, llamado José Sazatornil Remacha, que falleció en accidente de tráfico. No se ofendió. Al contrario, el recorte cuelga en una pared de su casa. Durante su presencia en Cáceres para los Premios San Pancracio's, Saza entraba en las tiendas de la ciudad para sus compras y, si no recibía comentarios de los vendedores, les preguntaba: Oiga, señora, ¿es que usted no me conoce?

   Se nos va otro grande, es emocionante recordar a ´Saza´ en sus películas, está claro que los actores secundarios en España siempre han sido la esencia de un cine que aunque nunca ha acabado de despuntar, no será por culpa del buen oficio de sus artistas. Descansa ´Saza`, te lo mereces.